Semana Santa

Jesús de Nazaret después de –según dice la leyenda– caminar sobre las aguas, multiplicar los panes y los peces, convertir el agua en vino, y cargar con todos los pecados de este mundo –que no son pocos–, cae desfallecido en los brazos de su madre.  Y es que aunque la humanidad haya olvidado su sacrificio, una madre jamás abandona un hijo.  Esta imagen da fe, y nunca mejor empleada la frase.

~ por vforner en abril 26, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: