Rompe


El viejo rompeolas regresa de nuevo –cuando todos lo creíamos muerto para siempre– resucitado, rehabilitado, reconstruido, y rematadamente lejano.  Aunque se  encuentra a apenas 100 m del barrio de la Barceloneta, los que quieran acceder a él tendrán que emplear una hora para recorrer a pie 5 km si quieren llegar hasta el lugar donde antaño se encontraba el viejo faro y el edificio del restaurante Porta Coeli, siempre teniendo en cuenta el horario de visita que varía según el transito portuario. Después de cubrir a pie la escollera sin una sombra donde cobijarse, se llega al final, donde podrán comprobar con gran sorpresa que  no hay nada que visitar, y ni un mal chiringuito donde reponer fuerzas. (Se recomienda llevar cantimplora).  Así que deberán desandar lo andado, atravesar el puente, y el puerto para por fin poder llegar a la ciudad con la desagradable sensación de haber estado en ninguna parte.

~ por vforner en julio 7, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: